Isla de Sal

La tierra de la morabeza

1 ene. to 01 ene.
 
Sol y hermosas playas son la tarjeta de visita de la Isla de Sal, un destino de elección para aquellos que quieren relajarse. En Cabo Verde los ritmos musicales son contagiosos y la gente encanta con su alegría, relajación y bondad, la famosa "morabeza".


A pesar de ser una de las islas más pequeñas en el archipiélago de Cabo Verde, en la isla de Sal hay muchas actividades. En la salina de Pedra do Lume, en el cráter de un antiguo volcán, pueden bañarse y nadar en una agua 26 veces más salada que el océano. El "Olho Azul" es una piscina natural, que al permanecer en una cueva natural de profundidad presenta un verdadero espectáculo de la naturaleza cuando el sol se refleja. El Buracona es otra piscina natural situada entre las rocas de lava negra y un lugar ideal para relajarse. También puede disfrutar de la Terra Boa, una enorme extensión árida, donde se puede ver una gran cantidad de espejismos.
 
El pueblo de Santa María es famoso por sus playas de aguas azules, con excelentes condiciones para practicar deportes acuáticos. Dedique una mañana para ir al pontón de Santa María esperar que los barcos lleguen cargados de pescado, y no pierda la experiencia de ver a los tiburones en la Baia da Parda y participe en una excursión que le lleva a ver las grandes tortugas marinas. Aproveche la oportunidad de ver, en el fondo del mar, ¡los restos de un barco hundido durante casi un siglo! Deguste las frutas típicas como el baobab y el tamarindo, o las bebidas típicas de la zona, el ponche y el grog. Por la noche, es el momento de sentir la verdadera alma de Cabo Verde en la bulliciosa ciudad de Santa María, donde en cada rincón se baila rítmicamente con la música y los cantantes. Aprender a bailar con los caboverdianos es un reto, debido a que su baile ¡es un juego de cintura que sólo ellos pueden hacer!