Marrakech

Entre souks y especias

23 ene. to 31 ene.
 
Es imposible permanecer indiferente a la antigua capital de Marruecos. Entre el desierto, las montañas y el mar y con un patrimonio histórico antiguo, se demuestra misteriosa, exótica e hipnotizador.



La Ciudad Roja, como es conocida por su arquitectura en este tono, es intensa y perfumada por las especias. Un verdadero espectáculo de sonidos, olores y colores que llevan a los visitantes a un ambiente totalmente único. La Mezquita Koutoubia es el monumento más famoso de la ciudad, pero para aprender más sobre la historia y la cultura de este destino visite el Museo de Marrakech. Cercano se encuentra Madraza Ben Youssef, pero hay más lugares obligatorios como las tumbas saadianas, el hermoso palacio de la Bahía o la Qoubba almorávide. Dé un paseo en el jardín de Majorelle, un verdadero paraíso botánico, o en el jardín de la Menara, el favorito de los locales para dar un paseo.
 
La plaza Jemaa el-Fna es el centro de Marrakech y del entretenimiento con actuaciones de músicos, bailarines, encantadores de serpientes, domadores de monos, acróbatas, cuentacuentos y juegos para la diversión de los visitantes, así como muchos restaurantes típicos. La mejor manera de experimentar la magia de la ciudad es aventurarse hasta los souks, los mercados del Magreb, un laberinto de calles y callejones que venden desde especias hasta alfombras, entre otras baratijas de Marruecos. No se olvide de regatear. Experimente también el hamman, el tradicional baño árabe, pruebe el té de menta marroquí y relájese en la terraza de un riad mientras disfruta del anochecer con el sonido del almuédano.