Playas y Naturaleza
Azores: de isla en isla
Son nueve y cada una tiene su personalidad, su encanto y su ambiente. Conocer una isla del archipiélago de las Azores despierta siempre la voluntad de coleccionarlas todas, para que podamos decir un día con seguridad cuál es nuestra favorita. Se sigue la advertencia ¡las vacaciones en las Azores pueden convertirse en una compulsión!

Grupo Oriental de las Azores

San Miguel

Es por aquí que comienza la mayoría de los visitantes a las Azores y, por eso, empezamos nosotros también. San Miguel es la isla clásica de las Azores, pues encuentra aquí mucho de lo que hizo del archipiélago un destino popular: un centro histórico cuidado en Ponta Delgada, nacientes termales como en el Parque Terra Nostra o en el Poça da Dona Beija y panoramas de cortar la respiración a lo largo de la costa, en carreteras flanqueadas por hortenses. También encuentra perlas de una belleza impar, como la Laguna de las Siete Ciudades y las plantaciones de té en la Ribeira Grande. ¡Añádele el pescado, mariscos y, por supuesto, el famoso cocido de las Furnas, y nunca más querrá volver a casa!
Santa María

¿Usted pidió playas? En las Azores, la isla de Santa María tiene las playas más alabadas, de la Formosa a la de San Lorenzo. La arena blanca, las calas protegidas, los escarpados dramáticos y el espacio para todos son algunos de sus lados fuertes - añádele al hecho de ser una de las islas del archipiélago más bañada por el sol. El viento puede hacerlo sacudir la toalla más veces, pero también significa que el surf, el windsurf y la vela están en el menú. Y si te gustan los dulces no dejes de probar las delicias locales en tus vacaciones: melindres, encanelados y las galletas de oreja.
 

Grupo Central de las Azores

Terceira

No es que la Tercera isla a ser descubierta en el archipiélago de las Azores peque por falta de encantos naturales, pero la realidad es que su joya de la corona es la ciudad de Angra do Heroísmo. Pasear por el empedrado de sus calles o verla desde los miradores del Alto de la Memoria o del Monte Brasil (que es Patrimonio Cultural de la UNESCO desde 1983) es hacer un viaje a los siglos XV y XVI, cuando la ciudad era punto de parada obligatorio de las rutas marítimas para el nuevo mundo. Incluso el Jardín Duque de Tercera, en pleno centro histórico, es deslumbrante.
Graciosa

Es una isla de mar y volcanes. La historia de Graciosa está inextricablemente ligada a la devastación que la filoxera dejó en las viñas de la isla, lo que llevó a un brote de emigración a Brasil y a los Estados Unidos. Ya fue mucho más poblada, esta isla de las Azores, pero afortunadamente sus atractivos empiezan a llamar a más visitantes. El buceo, la pesca, el kayak, la vela y el windsurf son actividades privilegiadas en esta perla que posee igualmente pequeñas playas muy apetitosas.
São Jorge

Hoy en día, su nombre es prácticamente sinónimo de su más conocida exportación: el delicioso queso fabricado en la isla. ¿Pero sabía que está en San Jorge la única plantación de café en Europa? ¿Y qué San Jorge es la única isla de las Azores en que la almeja es nacida y criada espontáneamente? Si a esto añadimos la confitería local - rosquilhas, coscorões y bolos de coalhada - la visita a esta isla se convierte en una experiencia gastronómica única. ¡El ideal es terminar con una caminata por las bellísimas fajãs de la isla o unas buenas brazadas por la idílica Poza Simão Dias!
Pico

Es quizás la isla más iconográfica de las Azores. Mal oímos el nombre, visualizamos inmediatamente la elevación que se alza en el océano atlántico, tantas veces orlada de nubes. Alcanzar su cumbre es sin duda una actividad recomendada para sus vacaciones en la isla. A pesar de una marcha estimada entre seis a nueve horas, podrá decir que escaló la montaña más alta de Portugal. ¡Para refrescar, en el regreso, nada como un vaso del producto más famoso de la isla: su vino!
 
Faial

La observación de ballenas y el buceo con delfines son actividades presentes en varias islas de las Azores. Pero el Faial, con su componente cultural que incluye el núcleo museológico en la antigua Fábrica de la Ballena de Porto Pim, es un destino privilegiado para quien quiere saber más sobre la historia de la pesca a la ballena, pero también para quien se interesa por la conservación de los animales y los desea ver en vivo en su hábitat. Es obligatoria la visita al Peter Café Sport, con su museo del Scrimshaw (recorte y pintura en marfil, más precisamente en los dientes de cachalotes). ¡No deje de conocer la Reserva Natural de la Caldera!

Grupo Occidental de las Azores

Corvo

¡Con menos de 500 habitantes, el Corvo es la isla perfecta para quien está harto de multitudes! Si busca serenidad y naturaleza en sus vacaciones este es su destino y si tiene ambiciones de observar aves, sepa que aquí encuentra condiciones excepcionales: hay registro de casi 400 especies ocasionales a sumar a las 30 especies que anidan en el archipiélago de las Azores. Un paseo por la Laguna llamada Caldeirão es algo que nunca olvidará en la vida.
Flores

En comparación con el Cuervo, los cerca de tres mil habitantes de las Flores parecen una multitud. Pero, en realidad, la mayor isla del grupo occidental de las Azores no deja de tener bajísima densidad poblacional y de mantenerse un destino ideal para quien desee descubrir un lugar de intocable belleza natural y deliciosa gastronomía. ¡Lugares como el Pozo de Alagoinha evocan un tiempo prácticamente prehistórico! ¡Y la Laguna Funda remite a otras latitudes! El buceo es una de las actividades privilegiadas de la isla y los restos del paquete RMS Slavonia, hundido en 1909, son una visión increíble.
¿Aguzamos el apetito? ¡Entonces, empiece ya a planear su visita a las Azores!