Playas y Naturaleza
San Miguel: mapa gastronómico
La llaman de "Isla Verde" y con razón. San Miguel, la más grande y más poblada de las islas de Azores, podría pasar por una Suiza del Atlántico, no sólo por el hermoso verde esmeralda que la cubre, así como por los rebaños de vacas que pastan sus prados. Famosa por su belleza natural, la isla es también un paraíso para los amantes de la buena mesa. ¡Venga conocer los platos que no se pueden perder!
El famoso cocido de Furnas

La actividad volcánica de la isla es responsable por su plato más famoso: el cocido de Furnas. Ollas llenas de diferentes tipos de carne y verduras se colocan en bolsas y son enterradas en el suelo geotérmico. Cinco o seis horas más tarde la delicadeza está lista, ¡que luego se levanta con una cuerda y se transporta a su plato! Los aficionados dicen que bien vale la pena soportar el intenso olor a azufre para disfrutar de esta comida.
 
En esta hermosa zona de Furnas abundan los restaurantes para servirle, pero se recomienda que reserve su mesa con antelación.
Pescado siempre fresco
 
Del Océano Atlántico viene otra delicia de la isla: su maravilloso pescado. La frescura y sabor justifica que se consuma simplemente a la parrilla. Tome la oportunidad de probar algunas especies que difícilmente encuentra en el continente (y no tan fresco): la lija áspera, el lirio, el gallo, el alfonsino, la gallineta o la vieja colorada. Y mientras espera que le sirvan, aventúrese en las entradas típicas; lapas a la plancha (con queso fresco y pimienta de la tierra, una especia que también encontrarán en conservas y otros platos y percebes cocidos en agua de mar. Para acompañar, por sus minerales y toque refrescante, una copa de vino de la isla de Pico es la escoja perfecta. Para disfrutar de lo mejor del mar, con vistas hermosas, nada como el Caloura Bar, justo después de la ciudad de Lagoa.
Carne y lacticínios

Como no podía dejar de ser, los productos lácteos y la carne tienen un lugar central en la gastronomía de los Azores. Ciertamente, el queso más famoso es lo de la isla de San Jorge, pero si su visita no le permite ir hasta San Jorge, no se preocupe: el Rei dos Queijos en el mercado de Ponta Delgada ofrece delicias de todos los rincones de las islas y también chocolate de los Azores, deliciosos dulces de piña y fruta de la pasión, licores típicos de leche o mandarina y por supuesto té local. Para probar la carne muy elogiada de la isla, las opciones son muchas, pero entre los que reúnen el consenso se encuentra el restaurante de la Asociación Agrícola de San Miguel, en Rabo de Peixe, para el filete clásico, y la Tasca, en Ponta Delgada, para aquellos que prefieren una comida a base de muchos y deliciosos aperitivos.
Delicias locales

Las plantaciones más famosas de la isla son la piña, en la zona de Fajã de Baixo, y té, en la zona de Ribeira Grande (Porto Famoso y Gorreana). ¡Se puede visitar cualquier una para aprender más sobre el proceso de producción de los productos locales y al final conseguir un delicioso recuerdo!
 
Para los vegetarianos, las comidas pueden presentar un desafío extra que siempre se supera con una visita al restaurante Rotas da Ilha Verde: elogiado por su cocina, sino también por su personal de servicio.
 
También en el capítulo "dulces y postres", San Miguel no defrauda: además  de las delicias hechas con pina y fruta de la pasión de la isla (pruebe también el zumo Kima), todavía hay un mundo de galletas tradicionales, queijadas de Campo de Furnas para probar (una merienda excelente después de un baño en la piscina de agua termal del Parque Tierra Nostra).
 
¿Le abrimos el apetito para una visita a esta extraordinaria isla?